CARACTERÍSTICAS DE LA CÉLULA EUCARIOTA Y SUS FUNCIONES


Las células eucariotas, son identificadas y definidas como aquellas células que contienen un material genético disperso y son consideradas los tipos de células precedentes de las células procariotas. En ellas, la información genética está separada a partir de pequeñas membranas, las cuales son denominadas como envolturas. Estas células cuentan con funciones que son influenciadas enérgicamente por su tamaño y con características especiales que la señalan respectivamente como una célula eucariota propiamente dicha. 

Características de la célula eucariota

    

Origen: por su parte, el origen de las células eucariotas se ha perdido en el tiempo y es que se sabe que son el resultado de las células procariotas, aunque no se ha determinado su tiempo de exactitud ya que se han estudiado a ambas con más de mil millones de años de existencia.

 

Constitución: cada una de estas células, están constituidas en dos partes, una región externa, dada por cilios y flagelos, así como también la membrana citoplasmática, la cual es una formación de lípidos y proteínas para el intercambio de muchas sustancias. Mientras que, la región interna está dada por el citoplasma en la que están suspendidas las organelas bien definidas.

 

 

Ribosomas: son un tipo de organelas, las cuales se ubican en el interior del retículo endoplásmico y cuentan con la función de acumular toda la información genética determinada en el ADN, el cual será duplicado en el ARN. Al mismo tiempo, funcionan como proteínas incluyentes del citosol, las cuales constituyen elementos estructurales para conformar elementos móviles de toda la región del citoplasma.

 

Vesículas: son cámaras pequeñas, las cuales son las encargadas de transportar y dirigir desechos y productos propios de la célula eucariota.  

 

Aparato de Golgi: es otra de las organelas, la cual está constituida por un grupo de capas en forma de sacos aplanados, los cuales se encuentran circundados de membranas. Esta, en particular tiene la función determinada de alterar las vesículas propias del retículo endoplásmico rugoso. Las funciones se desplazan a diferentes vías como la glicosilación de los lípidos, de las proteínas, la selección y la síntesis de polisacáridos a partir de la membrana plasmática.

 

Citoesqueleto: es parte de la célula eucariota y está constituido respectivamente por     un grupo de tubos microscópicos, los cuales están estructurados a manera tridimensional, dando la forma propia de la célula eucariota.

 

Mitocondrias: son pequeñas estructuras, las cuales se disponen en sí mismas con doble membrana y son las encargadas de realizar la respiración celular aportando toda la energía que las mismas necesitan para un funcionamiento celular completo. Por otra parte, las mitocondrias, también sintetizan el ATP a través del proceso de fosforilación oxidativa, sustancia que representa a la instauración de energía en la célula.


 Núcleo: es un núcleo bien definido, esférico, que funciona como un organelo celular que tiene su membrana nuclear y que contiene dentro de la misma, toda la información genética ADN. El núcleo es visto como el cerebro de la célula, pues es la que dirige todas las funciones de la misma, en todos los procesos que se deben llevar a cabo.

 Vacuolas: las vacuolas en las células eucariotas representan una cavidad, la cual está rodeada de una membrana ubicada espléndidamente en el citoplasma o región interna de las mismas, al mismo tiempo que cumplen con la funcionalidad de almacenar sus alimentos, los cuales participan en la homeostasis, proceso identificado por ser el equilibrio de todas las sustancias dentro y fuera de la célula como un todo.

Centriolos: representan unas estructuras específicas, las cuales están constituidas por el citoesqueleto dejando a disposición de la célula el proceso de polimerización o fracción de una sustancia propia conocida como la tubulina.

 Forma celular: la forma de las células eucariotas está directamente relacionada con cada una de las funciones que suelen realizar como parte de su vida. Generalmente, son más largas que anchas, mientras que otras del parénquima y glóbulos rojos se caracterizan por ser iguales en distancia, tanto a lo largo como, a lo ancho. Muchas células, de forma convencional suelen tornar la forma esférica al estar en medio de un ambiente líquido, mientras que al estar en grupos de masas, adoptan formas poliédricas.

 

 

Todas estas son las características que identifican a grandes rasgos a las células eucariotas, y debido a que tienen un funcionalismo más extenso, es por lo cual han sido estudiadas con mayor énfasis que las procariotas.

 

 

Funciones de las células eucariotas

 

 

Las funciones principales de las células eucariotas se centran en los organelos y en el citosol dejando un amplio espectro de funciones desde la respiración, hasta el desempeño de aportar energía a todas las células, por igual. Por su parte, las organelas se complementan unas con otras de forma de realizar cada uno de los procesos para mantener la vida y evolución de la célula hasta la apoptosis, que significa la muerte celular programada de las mismas.

 

Cada organelo cumple con un rol específico en el que se resumen funciones de respiración, de energía y de nutrición dada por los ribosomas dentro del citoplasma, a través de la síntesis de proteínas.

 

En estas tres cualidades se aprecian cada una de las funciones de las células eucariotas, quienes desempeñan ventajas para apreciar la evolución y vida de cada una de ellas.

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0