EL EFECTO PIGMALION EN LA EDUCACION


 

En la educación tradicional se acostumbra a que los estudiantes sean evaluados en base a indicadores de rendimiento académico (principalmente exámenes), lo que conlleva a que los alumnos que no obtengan resultados satisfactorios, terminen considerando las malas calificaciones como una sentencia final de lo que les espera en su futuro. Lamentablemente,  esta manera tradicional de evaluar a los alumnos, no toman en cuenta en algunas ocasiones capacidades que pueden tener, sus habilidades particulares, su liderazgo, si saben manejar adecuadamente sus emociones (inteligencia emocional), la capacidad de resolver problemas, entre otros. 

 

Sin embargo, cuando los padres, tutores o profesores, independientemente de esta situación, transmiten al estudiante confianza en si mismos y en que alcanzarán sus metas, sin que tengan en consideración exclusivamente valoraciones académicas, se constituye en el "efecto pigmalion" o "profecía autocumplida". 

 

El efecto pigmalion es un  concepto usado en la psicología y la pedagogía y se refiere a  que las creencias que tiene un individuo pueden ejercer una fuerte influencia en el rendimiento de otra persona. Este nombre proviene de un mito griego donde Pigmalion,  (rey de Chipre) durante años había buscando a la mujer ideal con quien contraer matrimonio, pero al no obtener resultados en su intento, se dedicó a esculpir a la mujer de sus sueños. Producto de este esfuerzo, creó una estatua a la que consideraba su mujer ideal, enamorándose de su obra y deseando con todas sus fuerzas que cobre vida. La Diosa Afrodita se sintió conmovida por el sueño del rey, haciendo cumplir su deseo, al hacer que cobre vida su amada escultura, a quien denominó Galatea. Fue el sueño y creencia firme de Pigmalion lo que hizo que sus deseos se conviertan en realidad. 

 

 

 

Efecto pigmalion en el ámbito educativo

 

El efecto Pigmalion o  profecía autocumplida en la educación,  implica que si el profesor considera que sus alumnos responderán de forma positiva a la educación, esto sucederá, ya que de alguna manera "extraña" y "mágica" los alumnos responden a esta expectativa de forma positiva. Del mismo modo, si es que el profesor considera que los alumnos tendrán un bajo rendimiento, de esa forma será.

 

En este sentido, el profesor ejerce una labor de liderazgo en el aula y si es que ejerce una influencia positiva en sus alumnos, podrían alcanzar resultados extraordinarios.

 

Por ello, es importante que la educación propicie que los alumnos sean valorados de forma positiva a fin puedan desarrollar sus capacidades y potenciales. El rol del profesor o tutor es fundamental.

 

 

 

 

 

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0