Saltar al contenido

Capas internas de la Tierra

La Tierra consiste en el tercer planeta del sistema solar (teniendo en cuenta la distancia del sol, unos 150 millones de kilómetros) y pese a que se conformó en el mismo periodo que el sol y el sistema donde habita, hace unos 4.570 millones de años, se considera el único planeta donde actualmente existe vida.


Después de varias polémicas y algunos temas más complejos que se presentaron en momentos de la historia como la Edad Media, por ejemplo, como las persecuciones contra quienes tenían una postura contraria al orden ya determinado, justamente en épocas históricas en los cuales no se veía bien, se concluyó que la forma de este cuerpo terrestre es geoide, o sea, muy parecido a una esfera, pero con aspecto achatada.

De esta forma, se rechazó lo que las primeras civilizaciones pensaban sobre el aspecto del planeta, que era considerado como la “Tierra plana”, otorgándole la razón a filósofos y astrónomos de épocas antiguas como Aristóteles y Platón, quienes creían que era una figura redonda.

Capas internas de la Tierra


Corteza

Consiste en la capa más superficial de este planeta, su espesor cambia de 5 kilómetros, en el fondo del océano y 40 kilómetros, en las zonas montañosas. Entre los elementos más conocidos con integran esta estructura son el oxígeno, magnesio, silicio y aluminio.

Mientras que, esta, al mismo tiempo, se subdivide en: basáltica, sedimentaria y granítica. Por el lado de la sedimentaria está conformada por piedras sedimentarias que se localizan en los continentes y en aquellos fondos cercanos a los continentes.

La corteza de la tierra se clasifica en dos tipos, la continental y la oceánica. La continental tiene una naturaleza de menor homogeneidad y densidad que la oceánica, por consiguiente, se localiza encima de la misma, puesto que entre su estructura hay varias rocas que proceden de diferentes orígenes.


En tanto que la oceánica simboliza el 75% de la superficie de este planeta, la cual es mucho más delgada que la continental y en ella se encuentran tres niveles.

Manto

El manto consiste en una capa de piedra sólida y caliente mucho más gruesa del planeta. Localizado entre la corteza y el núcleo de hierro derretido, es la mayor parte del cuerpo celeste, simbolizando dos tercios de la masa y más del 80% del volumen. El manto posee unos 2.900 km (1.800 millas) de anchura.

Las piedras que conforman el manto de este planeta son mayormente silicatos (amplia gama de compuestos que tienen una estructura de oxígeno y silicio); los silicatos más habituales en el manto son el piroxeno, olivino y granate.

Otra clase de piedra que se ve en esta parte es el óxido de magnesio, junto con otros elementos como el potasio, el hierro, sodio, aluminio y calcio. El manto tiene varias capas que la integran: el área de transición, el manto inferior, el superior y la zona extraña donde el manto se localiza con el núcleo exterior.

Núcleo

El núcleo terrestre consiste en la esfera céntrica y más interna de la Tierra. Entre sus elementos más importantes se pueden mencionar el hierro y el níquel, en una mayor parte y en una menor proporción, el azufre y el oxígeno.

El radio que tiene es de unos 3.500 km, una magnitud que es mayor que el planeta Marte y su presión interior es mucho más importante que la que tiene la superficie del planeta azul.

En cuanto a la temperatura del núcleo, esta es muy alta, pudiendo alcanzar los 6700°, inclusive es mucho más caliente que la superficie que tiene el sol, mientras que se piensa que eso está relacionado con el calor que se produjo por el impacto de las partículas cuando la Tierra se creó.


Bibliografía


Referencias, créditos & citaciones APA:
Revista educativa TuTareaEscolar.com. Equipo de redacción profesional. (2019, 03). Capas internas de la Tierra. Escrito por: Prof. Biologa - Rocio Isabelle E.. Obtenido en fecha , desde el sitio web: https://www.tutareaescolar.com/capas_internas_de_la_tierra.html.

Privacidad | Referencias | Mapa | Contacto