Saltar al contenido

La cola y la punta de un cometa

Los cometas consisten en cuerpos celestes conformados por piedras, hielo y polvo que orbitan alrededor del sol, siguiendo diversos recorridos elípticos hiperbólicos o parabólicos. Estos cuerpos, junto con asteroides, lunas y planetas, son parte del Sistema planetario.


La mayoría de estos cometas describen órbitas elípticas de enorme excentricidad, lo que causa su cercanía al astro rey con un periodo notable. Contrario a los asteroides, los cometas son cuerpos duros conformados por materiales que se subliman en las inmediaciones del sol. A una distancia considerable, producen una atmósfera que cubre el núcleo, conocida como cabellera o coma, la cual está estructurada por polvo y gas.

El cometa


Cola de un cometa

La cola de un cometa consiste en la parte hecha de polvo y gas que se desata del núcleo conformado lo que se parece a una enorme cola.

Mientras más se aproxima un cometa al sol, por el calor, las partes volátiles se desprenden y evaporan quedando en las cercanías del cometa, produciendo una especie de atmósfera en torno del núcleo del cometa. Al mismo tiempo, la expulsión de estos fragmentos volátiles desprende polvo y partículas más duras, que también se quedan cerca del cometa. Los astrónomos han llamado a todo este conglomerado coma.

Direcciones de las colas

Al principio, se puede considerar que las colas tienen una trayectoria contraria al movimiento del cuerpo celeste (parece intuitivo, debido a que es lo que usualmente se ve en el planeta Tierra). Sin embargo, este planteamiento ya falla cuando se ven dos colas, a que éstas poseen diversos recorridos.


El punto está en que el espacio se encuentra vacío, luego no hay fricción cuando un objeto se mueve. Como consecuencia, se obtiene que la trayectoria de las colas no es diferente al movimiento del cometa.

Se tiene, por un lado, la cola de gas, que se ha visto muy perjudicada por el viento solar (generado por la radiación y partículas creadas por el sol). Por lo que la trayectoria de la cola siempre va orientada de forma contraria a donde se localiza el sol.

Tipos de colas de cometas


Cola de polvo

La cola de polvo se genera por la radiación del astro rey que obliga a las partículas del polvo a aislarse de la cabellera. Por el hecho de que las colas de polvo están estructuradas por el viento solar, van lejos del sol. La cola se inclina de forma ligera como consecuencia del movimiento del cometa. Dicha velocidad es relativamente lenta. Mientas más se incrementa la distancia del sol, la cola de polvo se desintegra. Los astrónomos han determinado que la cola puede medir hasta 10 millones de kilómetros de longitd.

Cola de iones

Los fragmentos solares cargados transforman algunos gases del cometa en iones, creando una cola de iones. Este tipo de cola es menos masiva que la cola de polvo, y se activa más rápido, de manera que la cola es parecida a una línea recta que se expande desde el cometa, en un trayecto contrario al sol. Se ha calculado que puede medir unos 100 millones de kilómetros de largo.

Núcleo o punta cometa


El núcleo o punta de un cometa está conformado esencialmente de gas, piedra, polvo y hielo. Está ubicado en el centro de la cabeza y se mantiene congelado en todo momento. Sobre la parte gaseosa del núcleo, está estructurada por amoníaco, metano, monóxido de carbono y dióxido de carbono.

Por ley general, y aunque puede cambiar, el núcleo de los cometas suele tener una dimensión de entre 2 y 11 kilómetros. La mayor parte de la masa de un cometa está en el núcleo. Son famosos en la astronomía por ser uno de los cuerpos más oscuros del universo.


Bibliografía


Referencias, créditos & citaciones APA:
Revista educativa TuTareaEscolar.com. Equipo de redacción profesional. (2018, 11). La cola y la punta de un cometa. Escrito por: Biol. Astronia Moquete R.. Obtenido en fecha , desde el sitio web: https://www.tutareaescolar.com/cola-punta-cometa.html.

Privacidad | Referencias | Mapa | Contacto