Saltar al contenido

Estructura de una carta formal

La carta formal es una tipo de comunicación que ocurre entre dos personas, las cuales no se conocen, o que deben tratar un tema serio que requiere que el remitente utilice un lenguaje formal al momento de realizar la carta.

Al momento en el que se debe hablar o comunicar por medio de las cartas existen dos tipos de registros: el registro formal y el informal. Esta elección depende totalmente de a quien se dirija la carta, del lugar y de los fines también.

Estos son pequeños detalles que pueden hacer la diferencia entre una carta informal y una carta formal. Aparte de esto existe un factor que influye mucho y es la confianza, si no existe la suficiente confianza se aplica el lenguaje formal.

La carta formal y su estructura


¿Cómo distinguir una carta formal de una informal?

Es fácil distinguir cuando una carta es informal y cuando otra es formal debido a los factores que esta conlleva, así que la vuelve fácil de distinguir al momento.

Uno de los factores que en ambas es bastante notoria y se menciona mucho es el lenguaje, ya que el lenguaje de una carta normal es totalmente informal, mientras que en una carta formal el lenguaje empleado se vuelve completamente formal.

Además de esto, en las cartas formales siempre se tiende a tratar de “señor” o “señora” a la parte receptora de la carta por respeto, factor que no se ve agregado en las cartas informales.

¿Cuál es la historia de las cartas?

Según las investigaciones, se dice que hubo un testimonio que afirma que las cartas escritas a mano se remontan al año 500 antes de cristo y la primera fue realizada por la reina persa. Fue escrita a mano por Atossa.

A día de hoy la primera carta sellada que si dio a conocer provenía del reinado que existió en 1840 por la reina Victoria. Tiempo antes de estos las cartas selladas no existían, todas eran escritas sin sellos o sobres.

Por otro lado, antes de que las cartas comenzaran a ser selladas éstas tenían un precio o coste a la hora de ser recibidas por parte del receptor. Después de esto, las cartas comenzaron a plegarse con cera y eran selladas en un sobre.

Justo por este tipo de motivos el emperador romano llamado Claudio desarrolló con el tiempo un papiro usualmente más fuerte y las capas de estas no se estropeaban con el uso de la caña.

El papiro se hizo popular y comenzó a ser utilizado cada vez más por las personas, al punto en el que este material se hizo escaso de lo tanto que solían usarlo para realizar cartas.

Cuando el papiro se volvió escaso el papel de pergamino dio una nueva introducción al uso para hacer cartas escritas a mano, y así las personas comenzaron a escribir en él.

Formatos o elementos que estructuran una carta formal.

La estructura básica de una carta comienza con el lugar y la fecha de la misma donde deja representado el lugar del remitente y la fecha en la que fue escrita. Por debajo de esto se coloca el nombre de la persona que la escribe.

Los aspectos que le siguen son: el saludo y el asunto. En esta zona se saludará al receptor de una forma cortés, mientras que en el asunto se coloca el motivo de la carta.

El cuerpo de la carta.

El cuerpo de la carta es la parte más importante de la carta. En esta zona se abordará completamente el motivo de la carta, es donde se desarrolla, sin más, la carta.

Despedida y la firma.

Finalmente se encuentran la despedida y la firma, donde el remitente dedica un pequeño párrafo en el cual cierra la comunicación y la firma para dejar claro el nombre de la persona que la envía.

Créditos & citaciones en formato APA: Portal informativo y de contenidos. Equipo de redacción profesional. (2018, 08). Estructura de una carta formal. Redactores Profesionales. Obtenido en fecha , desde el sitio web: https://www.tutareaescolar.com/estructura_de_una_carta_formal.html.