Saltar al contenido

Funciones y estructura del oído

El oído es un conjunto de órganos los cuales se encargan tanto del equilibrio del individuo, como también de la parte auditiva del mismo.

El aparato auditivo se encarga de recibir y enviar a nuestro cerebro información que es interpretado por nuestro cerebro, siendo así un proceso que solo dura unas milésimas de segundo.

A través de este sentido, podemos recibir sensaciones auditivas las cuales se encuentran en el aire, viajando a determinadas velocidades. El sonido se lleva a cabo en cuando un objeto en movimiento o en vibración, hace que el aire que lo rodea se mueva, generando sonidos que son enviados a nuestro oído y luego a nuestro cerebro.

Estas ondas sonoras generadas por la vibración de los objetos, viajan por nuestro canal auditivo y una vez llegan al tímpano, lo golpean, al producir la vibración en el tímpano, se van enviando la información a sus otras partes para luego ser recibidas por el cerebro.

El oído y su estructura


Funciones del oído.

  • El oído se compone por tres zonas, el oído externo, el oído medio y el oído interno.
  • El oído externo se compone por el pabellón auricular y el conducto auditivo externo. Podemos ver que en conducto, hay glándulas ceruminosas las cuales generan el cerumen, que es un protector de objetos extraños y agentes bacterianos que puedan entrar por esta vía.
  • En el oídomedio podemos encontrar unos huesecillos útiles, son el yunque, el estribo, el martillo y el lenticular. El estribo es el hueso de menor tamaño del oído medio, y se encarga de transformar las ondas sonoras en ondas sónicas.
  • El oído interno se divide en el laberinto óseo y el laberinto membranoso, el laberinto óseo se relacionan a las propiedades del equilibrio, mientras que el laberinto membranoso podemos hallar la cóclea.

La Cóclea posee células sensibles por lo que transforman las señales acústicas en señales mecánicas, finalmente para enviarlas al cerebro las transforma en señales electroquímicas.

Estructura del oído.

El oído es uno de los sentidos más importantes que poseen los seres vivos los cuales permiten escuchar los sonidos y se encargan de estabilizar el equilibrio del cuerpo lo cual hace posible que caminemos sin caernos.

Asimismo, la estructura del oído, tanto funcional como anatómicamente, se divide en tres partes, estas son: oído interno, oído medio y oído externo

Oído Interno.

El oído interno forma parte de la estructura del oído, este es un laberinto lleno de conductos los cuales contienen fluidos asociados con el equilibrio y el sentido de la audición. Este se encuentra ubicado en el hueso temporal del cráneo.

A su vez, el oído interno se divide en dos partes diferentes. En primer lugar está la que se encarga de mantener el equilibrio y está formada por los conductos semicirculares.

La segunda juega el papel más importante de todos, esta tiene como objetivo hacer que la audición siempre funcione y está compuesta por el caracol o también conocida como coclea.

El caracol o coclea.

El caracol o coclea es un tipo de conducto en forma de espiral, de ahí su nombre de “caracol”.

Este se divide en tres partes:

  • Rampa vestibular: Este elemento de la coclea termina en la parte de la ventana oval y se encuentra llena del líquido conocido como perilinfa.
  • Conducto coclear: también conocido como rampa media, este se encuentra lleno del líquido llamado endolinfa.
  • Rampa timpánica: La rampa timpánica está posicionada al final de la ventana redondo e igualmente está llena del líquido perinlinfa.
Conductos semicirculares.

Conductos semicirculares son tres conductos arqueados de un tamaño pequeño con forma de un semicírculo y se encuentran ubicados en los planos espaciales.

Además, estos canales semicirculares comienzan desde el vestíbulo y ayudan a mantener el equilibrio tanto de la cabeza como del cuerpo.

Cabe señalar que estas dos partes están totalmente separadas por dos membranas, una conocida como la membrana vestibular, esta tiene como función separar el conducto coclear de la rampa vestibular.

Por otro lado, la membrana basilar separa el conducto coclear de la rampa timpánica.

Oído Medio.

En la estructura del oído también podemos encontrar al oído medio. Esta parte es una cavidad que se encuentra llena de aire y además está separada por el tímpano ubicado en el conducto auditivo externo.

De esta forma, el oído medio se comunica con el conducto auditivo externo por medio de dos orificios llamados: la ventana redonda y la ventada oval.

El oído medio tiene una forma casi cuadrada la cual está localizada en el hueso temporal. Esta parte del oído está en la superficie del cerebelo, entre el tímpano y las masas encefálicas.

Dentro del oído medio podemos encontrar partes como:

  • El tímpano: esta membrana tiene una apariencia transparente y una de sus funciones es separar el conducto auditivo externo de la cavidad timpánica.
  • La cavidad timpánica: es una especie de espacio pequeño que está lleno de aire y se localiza en el hueso temporal.
  • Los huesos del oído: tres pequeños huesos conocidos como: yunque, estribo y martillo.
  • La trompa de Eustaquio: permite la comunicación entre la cavidad timpánica y la nasofaringe.

Oído externo.

La última parte que conforma la estructura del oído es el oído externo, este está compuesto por dos partes, el conducto auditivo externo y el pabellón auricular.

  • El conducto auditivo externo: se extiende a través de todo el pabellón hasta llegar al tímpano y mide unos 2.5cm. Este conducto contiene glándulas y pelos que producen cerumen, lo cual evita el ingreso de polvo al oído interno.
  • El pabellón: el pabellón auricular se encuentra conformado por el cartílago y además cubierto por piel. Cuenta con dos partes importantes como el lóbulo de la oreja y el hélix.

Créditos & citaciones en formato APA: Portal informativo y de contenidos. Equipo de redacción profesional. (2018, 07). Funciones y estructura del oído. Redactores Profesionales. Obtenido en fecha , desde el sitio web: https://www.tutareaescolar.com/funciones-estructura-oido.html.