Saltar al contenido

Historia de la arquitectura

La historia de la arquitectura es considerada una variante de la historia del arte, debido a que la arquitectura también es considerada un arte. Esta historia está encargada a estudiar el progreso histórico de la arquitectura. Esto conlleva conocer sus principios, las ideas introducidas con el pasar de los años y las realizaciones, es decir, las mayores construcciones más extravagantes y mayormente conocidas en la actualidad.

Por ser considerada una disciplina, como el resto de los conocimientos históricos, se guía por el margen de las limitaciones y las fortalezas, teniendo en cuenta la historia como una ciencia. Se entiende por arquitectura, al arte encargado de diseñar y, además, construir estructuras en el entorno humano. Se encarga de proyectar, construir, diseñar y modificar, todo tipo de edificaciones y estructuras incluso en áreas urbanas.

El término “arquitectura” toma origen del griego “arch”, cuyo significado comprende jefe o autoridad; y “tekton” que significa constructor. Su nombra toma lugar cuando los griegos querían llamar al jefe de las estructuras que se hacían.

El “Arquitecto” era el jefe, quien gestionaba las acciones para llevar a cabo una construcción, debido a esto, se le nombró “arquitectura” a la técnica que dicho jefe empleaba e instruía en los trabajadores para la invención de las estructuras.

La arquitectura y su historia


Historia de la arquitectura occidental

Las primeras construcciones toman lugar en la antigüedad, sin embargo, los datos más antiguos de los que se tiene registro remontan en la época prehistórica, donde emprenden las primeras construcciones realizadas por los humanos.

Prehistoria

En la prehistoria, el ser humano comenzó con las primeras construcciones de su existencia, empleando la piedra. Los principios de la arquitectura están directamente relacionados con las ideas del “abrigo”.

Este último, fue una construcción considerada predominante en las antiguas sociedades, tomando lugar como el elemento de organización irrevocable en los pueblos. Incluso, en la actualidad existen sociedades que no están integradas al a la civilización occidental, donde todavía pueden ser vistos este tipo de construcciones. Los pueblos amerindios, los aborígenes, africanos, por ejemplo.

Antigüedad

Con el pasar de los años, la raza humana se veía cada vez más amenazada por adversidades bélicas externas que afectaban con frecuencia. Por lo que la rama principal en desarrollarse fue específicamente la militar.

Las ciudades que se realizaban anteriormente comenzaban a tener murallas alrededor de ellas para poder protegerse con más eficacia de las amenazas constantes externas.

La segunda “tipología” es desarrollarse tomó lugar en el aspecto religioso. Debido a la época, las personas vivían en un mundo donde los estudios científicos no habían tomado lugar. Como consecuencia de esto, los seres humanos abundaban en un mundo de dioses vivos, demonios y genios. Tomando por ejemplo más claro, a las creencias de cambios climáticos repentinos (Precipitaciones).

Por lo que, el poder “divino”, era de igual importancia que el poder “secular”. Lo que ocasionó que las edificaciones más importantes fueran los templos y los palacios. Esta importancia en las construcciones, ocasionaba que los arquitectos estuvieran directamente relacionados con los sacerdotes. Además, la ejecución de dichas construcciones estaba acompañadas por rituales del hombre junto a lo divino.

Épocas y orígenes de la arquitectura


A continuación les exponemos distintas épocas que impulsaron el desarrollo de la historia de la arquitectura.

Antigüedad clásica


Por parte de los griegos y de los romanos, la arquitectura tenía técnicas y teoría completamente distinta a la de los egipcios y babilonios. Por parte de los griegos, se comenzaron a forman en sus ciudades como estado.

A diferencia de los romanos, que decidieron construir sus edificaciones y crecer como una cuidad única. De hecho, el arquitecto que es considerado el primero en ser urbanista es Hipódamo de Mileto.

Los pueblos más antiguos se concentraban en la creación de estructuras relacionadas con las ramas: militar, religiosa y residencial. Mientras que los romanos y los griegos, además de estas ramas, se concentraban en otras.

Fueron desarrollando espacios únicos donde los residentes pudieran manifestar, además de los quehaceres cotidianos. Por ejemplo, el ágora, perteneciente a la cultura griega. Ésta comprendía un espacio libro muy amplio, cuya utilización tomaba lugar al realizar asambleas. Estaba rodeado por edificaciones más importantes como templos, palacios, edificios públicos y los mercados.

También construían espacios con la finalidad de realizar los rituales más populares. Puesto a que los asuntos religiosos todavía ejercían su papel importante en la civilización. Dichos asuntos, fueron incorporados en todos los espacios públicos que existieran en la ciudad.

¿De qué se nutre la arquitectura?


La arquitectura requiere del equilibrio, la creatividad, la técnica, y el conocimiento.  Tradicionalmente se ha llegado a considerar como una de las siete bellas artes.

En sus determinadas construcciones, así como en el sentido que hay en las mismas (que puede llegar a ser de refugio o habitación, entre otras) se llega a considerar las construcciones como obras de arte, gracias a su carácter estético.

La arquitectura ha llegado a ser capaz de condicionar el comportamiento del hombre en el espacio, sea física o emocionalmente; Y en todo su desarrollo ha ido experimentando y a su vez creando nuevos estilos arquitectónicos. Tal como: lo gótico, lo barroco, lo clásico, lo colonial, lo contemporáneo, lo moderna o hasta lo minimalista, entre tantos otros.

La arquitectura abarca una inmensa cantidad de materiales para hacerse y edificarse, comenzando con cosas como la madera, ladrillos, concreto, hormigón.  Inclusive se especula que los antiguos romanos usaban tierra volcánica al momento de construir sus grandes edificaciones.

Requisitos para hacer una buena arquitectura

Antes de ponerse manos a la obra y empezar con el arte de la arquitectura y sus vastos recursos, se necesita de habilidades imprescindibles que además necesitan ser muy desarrolladas durante la carrera de un arquitecto.

Habilidades con el dibujo.

Una de las habilidades clave y más importantes a desarrollar si se espera trabajar con la arquitectura es el dibujo. Antes que nada debe poder crear espacios en formas tridimensionales tanto como sus aparentes volúmenes para así poder plasmarlos sea en papel o en algún programa digital.

Sentido estético.

Aunque las construcciones tienen un carácter que es funcional, no puede evitarse el carácter estético que debe haber en la arquitectura; entonces sin importar cuál sea el estilo que elijas, debes desarrollar un gran sentido de la estética.

Creatividad.

Debes aprender a observar todo lo que te rodea, sea justamente de la naturaleza o vista que te llame la atención, puede surgir una gran idea innovadora. Un arquitecto debe tener una gran creatividad, no obstante esta siempre debe estar unida a su lado más lógico y científico, ya que de nada sirve un edificio muy bonito si se caerá fácilmente.

Concentración y atención al detalle.

En el trabajo que lleva un arquitecto, siempre se debe tener en cuenta todos los detalles; pues si se construye algo y se pasa por alto el más mínimo detalle eso podría acabar en algo no menor a una tragedia. Debe observar todos los factores, todos los detalles, desde las condiciones climáticas hasta cómo se distribuirán todos los materiales, el peso de estos y su resistencia, sacando cálculos de todos los factores probables que causen algún desastre.

Capacidad de trabajo en equipo.

Un arquitecto debe ser muy bueno en el trabajo en equipo, porque el solo jamás bastará para hacer un edificio, necesita de muchos profesionales con los cuales hablar de cada duda y tratar de solucionar cada inconveniente de forma eficiente.

La arquitectura definida por arquitectos famosos


Con el pasar de los años, los arquitectos más reconocidos han dejado definiciones de la arquitectura, partiendo de su forma de pensar y de ver este arte de técnicas a su propia ideología. Conozca alguna de estas definiciones:

Leon Battista Alberti

La persona arquitecta será aquella que, mediante el uso de procedimientos y métodos determinados, que son dignos de apreciación y admiración.

Que haya sido fomentado con estudios que le permitan proyectar de manera teórica y práctica cualquier obra que conlleve el movimiento de elementos pesados y el ensamblaje de estos mismos cuerpos.

Que, en conjunto, formarán una estructura hermosísima, adaptada a las necesidades y las demandas de los seres humanos.

Carlo Lodoli

La arquitectura, es considerada como una ciencia que además de intelectual, práctica. Dedicada al bueno uso de las piernas y su ensamblaje.

Donde el experto debe reconocer los artefactos y sus proporciones con la suficiente naturalidad, como para ejercer sus técnicas y adicionándole la experiencia logrará juntar perfectamente los componentes necesarios.

N. Louis Durand

La arquitectura es un arte, que está encargada de estructurar metódicamente los edificios, tanto públicos como privados.

Donde la economía y, además, la conveniencia, serán ramas que el arquitecto tendrá que utilizar de madera natural en su técnica, además las fuentes que debe extraer sus principios.

Para construir un edificio adecuadamente, es necesario que el mismo sea sólido, cómodo y llamativo para la vista humana. Mientras más simétrico sea la edificación, será menos costoso e indicará su regularidad y sencillez.

John Ruskin

La arquitectura es un arte, encargada de decorar y estructurar edificios emprendidos por el hombre, independientemente de cuál sea su finalidad, con el fin de contribuir a la salud, fuerza y comodidad.

Eugène Viollet-le-Duc

En simples palabras, la arquitectura es el arte dedicada a la construcción, que está compuesta en dos partes fundamentales, en la teoría y en la práctica.

En la parte de la teoría, se abarca todas las técnicas y reglas adoptadas por el gusto del arquitecto, variantes de la ciencia y las costumbres arquitectónicas de su localidad. En la parte de la práctica, se habla de ejercer la teoría que el arquitecto tenga establecida, que debe satisfacer con las necesidades y las demandas de la sociedad.

La práctica, es donde el artista demostrará el arte, ensamblando con naturaleza los materiales, junto a las costumbres de la época en la que se encuentre viviendo, lo que se acoplará lo más actual o tradicional.

Cada obra de arte realizada es considerada un asunto íntimo del artista que la realizó. La casa no lo es. Cada obra de arte realizada debe emprenderse en el mundo sin orígenes obligatorios o forzados. La casa abarca una exigencia.