Saltar al contenido

Ladrillo rojo

El ladrillo rojo es un material de construcción, generalmente cerámico y de forma ortoédrica. Este se utiliza en albañilería desde hace más de 10,000 años como elemento de construcción, pero antes su existencia, se usaba el adobe, el cual es un ladrillo sin cocer, hecho de una masa de barro, mezclado a veces con paja, moldeada en forma de ladrillo y secada al sol.

Según los registros históricos, el ladrillo era usado por los agricultores del neolítico precerámico del Levante mediterráneo hacia 9500 a. C., ya que en las áreas donde levantaron sus ciudades apenas existía la madera y la piedra. Los sumerios y babilonios secaban sus ladrillos de adobe al sol, sin embargo, para reforzar sus muros y murallas, en las partes externas, los recubrían con ladrillos de arcilla cocidos, por su mayor resistencia.

La difusión del ladrillo en el mediterráneo se produjo con la expansión del Imperio Romano, y las dimensiones fueron cambiando en el tiempo. Este material se fabrica con arcilla, un material sedimentario de partículas muy pequeñas de silicatos hidratados de alúmina, además de otros minerales como el caolín, la montmorillonita y la illita. El ladrillo es la versión irreversible del adobe, producto de la cocción a altas temperaturas (350 °C).

Estructura Geométrica del Ladrillo y sus Medidas


Su forma es la de un prisma rectangular, y sus distintas dimensiones reciben el nombre de soga, tizón y grueso, siendo la soga su dimensión mayor. Asimismo, las diferentes caras del ladrillo reciben el nombre de tabla, canto y testa (la tabla es la mayor). Generalmente, la soga es del doble de longitud que el tizón

Generalmente, son de un tamaño que permita manejarlo con una mano.

En particular, destacan el formato métrico, en el que las dimensiones son 24 × 11,5 × 5,25 / 7 / 3,5 cm (cada dimensión es dos veces la inmediatamente menor, más 1 cm de junta) y el formato catalán de dimensiones 29 × 14 × 5,2 / 7,5 / 6 cm, y los más normalizados que miden 25 × 12 × 5 cm. Continúan utilizándose por su gran demanda, dado su reducido coste en obra, medidas de 50 x 24 x 5 cm.

Tipos de Ladrillo Rojo


Según su forma, los ladrillos se clasifican en:

Ladrillo perforado (o tosco)

Son aquellos con perforaciones en la tabla que ocupen más del 10 % de la superficie de la misma. Se usan para ejecución de fachadas de ladrillo.

Ladrillo macizo

Estos tienen con menos de un 10 % de perforaciones en la tabla. Algunos modelos presentan rebajes en dichas tablas y en las testas para ejecución de muros sin llagas.

Ladrillo tejar o manual

Este tipo de ladrillo simulan los antiguos ladrillos de fabricación artesanal, su apariencia es tosca y sus caras rugosas. Tienen buenas propiedades ornamentales.

Ladrillo aplantillado

Este tiene un perfil curvo, de forma que, al colocar una hilada de ladrillo, generalmente a sardinel, conforman una moldura corrida. Su nombre se debe a las plantillas que utilizaban los canteros para labrar las piedras, y que se utilizan para dar la citada forma al ladrillo.

Ladrillo hueco

Son aquellos con perforaciones en el canto o testa, las cuales reducen su peso y el volumen, esto facilita su manejo y corte. Este tiene varios tipos, que son:

  • Rasina: Sus dimensiones generalmente son de 24×11,5×2,5cm, en España, y su soga y tizón son mayores que su grueso.
  • Ladrillo hueco simple: Tienen una hilera de perforaciones en su testa.
  • Ladrillo hueco doble: Tienen dos hileras de perforaciones en su testa.
  • Ladrillo triple: Tiene tres hileras de perforaciones en su testa.
  • Ladrillo caravista: Este tipo de ladrillo se utiliza en exteriores con un acabado especial.
  • Ladrillo refractario: Son colocados en lugares donde debe soportar altas temperaturas, como hornos o chimeneas.

Créditos & citaciones en formato APA: Portal informativo y de contenidos. Equipo de redacción profesional. (2019, 03). Ladrillo rojo. Redactores Profesionales. Obtenido en fecha , desde el sitio web: https://www.tutareaescolar.com/ladrillo_rojo.html.